¿CÓMO ENGORDAMOS?

La medicina moderna, los “gurús” de la pérdida de peso y, consejos tan falsamente llamados “expertos” fitness nos han estado dando el mismo anticuado y falso consejo por años:

 

“Para perder peso solo importa comer menos y hacer más ejercicio”

O

Engordamos porque comemos mucha grasa”

Estas ideologías son más conocidas como los “Calorías dentro / Calorías fuera” y el “La Grasa Nos Hace Gordos” teorías que se ha demostrado una y otra vez ser una completa tontería. Estas dietas fallan en tomar en cuenta nuestros cuerpos y cómo se metabolizan los alimentos y toman la salida fácil de lo que implica que cualquier persona que tiene exceso de peso es porque está comiendo demasiada grasa o son simplemente perezosos. Nos apunta con el dedo y se niega a reconocer lo que la ciencia ya ha demostrado…

Los Carbohidratos Nos Engordan

 

Lo sé… lo sé… has oído eso antes. Tal vez incluso le diste cierto crédito por un tiempo. Tal vez incluso hayas intentado una dieta baja en carbohidratos o la dieta de Atkins (o algo similar), pero te diste cuenta que no era para ti. Por desgracia… si realmente deseas bajar de peso rápido, reducir drásticamente los carbohidratos es una necesidad absoluta.

Si no quieres… o simplemente sientes que no puedes renunciar a los carbohidratos las próximas 3 semanas, entonces la verdad, no hay nada que se pueda hacer para que pierdas peso, excepto horas y horas en el gimnasio y una severa restricción calórica durante un periodo de 5-6 meses. Sin embargo, si realmente quieres quemar 4-9 + kilos de grasa corporal en los próximos 21 días y si estás dispuesto a seguir esta dieta sin desviarte, entonces yo personalmente te garantizo que podrás perder peso.

Si sigues leyendo, vas a aprender exactamente por qué los carbohidratos nos hacen engordar… y aprenderás exactamente qué hacer al respecto.

 

CONTROLA EL AZÚCAR EN TU SANGRE

CONTROLARÁS TU PESO PARA SIEMPRE

1412369185ofvv6
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Engordamos a causa de los carbohidratos que comemos. Si quieres quemar grasa y adelgazar, debes aceptar este hecho ahora y debes mantener esta verdad sagrada.

Al restringir los carbohidratos en tu dieta, podrás adelgazar. Este es un hecho absoluto. Al aumentar tu consumo de carbohidratos, engordarás. Esto no se discute. Esto es simplemente una cuestión de la respuesta del cuerpo humano a tus hormonas y cómo se ven afectadas por los alimentos que comemos.

Así es como funciona…

Cuando comemos carbohidratos, particularmente los dulces o el almidón, el azúcar en la sangre aumenta rápidamente. Cuando nuestra azúcar en la sangre aumenta, nuestro páncreas segrega insulina en el torrente sanguíneo. El trabajo de la insulina es llevar nuestra azúcar en la sangre a niveles normales. Para ello, saca el azúcar de la sangre y de los músculos hacia el hígado y células grasas. Si no fuera por la insulina, este alto nivel de azúcar en la sangre (también conocido como glucosa) sería tóxico. Como sabes, los diabéticos necesitan añadir insulina a sus cuerpos para mantenerlos vivos y funcionando.

Así, la insulina es una buena cosa que nos ayuda a mantenernos vivos mediante la mitigación de los niveles de azúcar en sangre que se desencadenan por el consumo de carbohidratos.

PERO… la insulina es también muy, muy problemática con respecto a nuestra capacidad para perder peso.

Como se ha mencionado, cuando el azúcar en la sangre es alto, el trabajo de la insulina es sacar el azúcar de la sangre hacia el hígado y los músculos para ser utilizada como energía. Pero hay más que eso. La insulina es también una hormona de almacenamiento. Lo que esto significa es que cuando la insulina está presente en la sangre, esto es cuando consumimos carbohidratos (azúcar, almidón), el exceso de carbohidratos (aquellos que no son necesarios inmediatamente para la energía) se descomponen y son almacenados en nuestras células de grasa como grasa. Cuando esto sucede, las células grasas se hacen más grandes… ¡Y nosotros también!

images
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Y la insulina no solo fuerza ese exceso de carbohidratos y grasa dentro de las células grasas, también cierra el freno a la capacidad de nuestro cuerpo para quemar la grasa que ya está almacenada en las células grasas.

Así que, como siempre que hay altos niveles de insulina yendo a través del torrente sanguíneo (que solo es causada por el consumo de carbohidratos), tu cuerpo estará trabajando para almacenar grasa en lugar de trabajar para quemarla.

Simplemente no puedes consumir una comida rica en carbohidratos y quemar grasa al mismo tiempo. Tu cuerpo está almacenando grasa o quemándola, dependiendo de los alimentos que consumas. Ahora que sabes esto, puede ponerte en control usando los métodos que aprenderás en la Dieta de 3 Semanas.

Una buena cosa a tener en cuenta es la siguiente: Por cada gramo de carbohidratos que consumes, tu cuerpo es incapaz de quemar los gramos de grasa. Y… siempre y cuando estés comiendo carbohidratos, tu cuerpo está almacenando todo lo que no necesita… directo en las células de grasa (haciéndote más gordo). Al mismo tiempo, los carbohidratos están haciendo que sea imposible para ti quemar grasa corporal almacenada.

Ten en cuenta que nuestro cuerpo está en constante necesidad de energía –necesita la energía para estimularse en la mañana, preparar la cena, sentarse en el sofá viendo la televisión o tendido en la cama para dormir. Aunque tendemos a pensar que sólo necesitamos la energía cuando estamos ejercitándonos físicamente, es necesario tener en cuenta que hay muchas cosas que tu cuerpo está haciendo “detrás de escena”, incluso mientras duermes. El hecho es que nuestros cuerpos están trabajando 24/7 para mantenernos sanos y en funcionamiento. Y debido a eso, el cuerpo necesita alimentarse para trabajar sin parar mientras vivamos.

1400514173bw1oa
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Otra cosa a tener en cuenta es que TÚ puedes tomar la decisión para que tu cuerpo funcione en carbohidratos o funcione en grasa. En la Dieta de 3 Semanas, vamos a pasar de carbohidratos quema grasa a quemar grasas de alto octanaje en su lugar.

Contrario a la creencia popular, la grasa fluye dentro y fuera de las células de grasa (en forma de ácidos grasos), de forma continua durante todo el día, estando disponible para ser utilizado como energía. El problema es… esta grasa no puede y no será utilizada para la energía a menos que los niveles de insulina bajen. La insulina, sin embargo, no va a estar abajo siempre, mientras estés comiendo carbohidratos.

Ahora, cuando hacemos tres comidas al día y todo está funcionando correctamente, tu cuerpo va a engordar después de una comida rica en carbohidratos y más delgado entre comidas después de que todos los carbohidratos se han quemado y el cuerpo comienza a quemar grasa, ya que está sacando los carbohidratos.

El problema, es que cuando el azúcar en la sangre aumenta y la insulina es secretada, y el azúcar en la sangre se normaliza en cuestión de minutos, mientras que la insulina permanece “en guardia” en el torrente sanguíneo durante el próximo par de horas-previniendo que la grasa se queme durante ese tiempo. Entiende que varias células en el cuerpo tienen una necesidad de grasa. Sin embargo, cuando las células que necesitan grasa para funcionar correctamente no están recibiendo la grasa que necesitan (por la insulina presente en el torrente sanguíneo),  gotas de azúcar en tu sangre.

El bajo nivel de azúcar en la sangre es lo que le dice al cerebro que tienes hambre… y porque tienes hambres, empiezas a comer de nuevo antes de que esos ácidos grasos se quemen. Cuando te repites otra comida rica en carbohidratos, esos ácidos grasos necesitarán ser almacenados porque tu cuerpo va a tener que secretar insulina para reducir el azúcar en la sangre de nuevo… y para usar el azúcar -en lugar de grasa- para su energía para las próximas horas. Y aquí comienza el círculo vicioso de nuevo-constantemente prohibiendo a tu cuerpo quemar grasa.

TRIGLICERIDOS

 

¿Recuerdas esos ácidos grasos de los que hablamos? Adivina ¿Qué sucede cuando no son utilizados para la energía? Bueno, lo que pasa es que vuelven dentro de las células de grasa, donde se

“enganchan” con otros dos ácidos grasos y una molécula de glicerol, para formar lo que se conoce como un triglicérido (triglicéridos = 3 ácidos grasos 1 molécula de glicerol).

Y esto no es una cosa buena…

Los triglicéridos son problemáticos porque son mucho más grandes que un ácido graso. De hecho, son tan grandes que no pueden salir de las células de grasa como esos ácidos grasos “libres” podían. Debido a esto, permanecen atrapados en el interior de las células de grasa y se convierten en grasa corporal almacenada difícil de la que queremos deshacernos.

Los triglicéridos no pueden ser quemados para producir energía hasta que se descomponen de nuevo en los más pequeños “libre” ácidos grasos y se liberan en el torrente sanguíneo. Esto es el por qué tantas personas tienen tantos problemas con la grasa corporal difícil. Ellos pueden reducir su consumo de calorías todo lo que quieran, pero mientras consuman carbohidratos ¡los triglicéridos van a permanecer intactos!

Así que… la pregunta es, “¿Cómo descomponer estos triglicéridos aparte para que puedan ser utilizados para la energía?”

La respuesta es simple: restricción de carbohidratos significativa

 

Sé que suena como que estoy haciendo leña de un árbol caído, pero es imprescindible que entiendas esto: los carbohidratos causan que la insulina se secrete en el torrente sanguíneo. La insulina causa que tu cuerpo almacene el exceso de calorías en forma de grasa Y evita que la grasa sea liberada de las células grasas y se quemen para energía. Para decirlo simple, carbohidratos = exceso de peso corporal y almacenamiento de grasa.

Recuerda, nada nos hace quemar grasa más rápido que la inanición. Pero… el hambre tiene consecuencias negativas sobre nuestra masa corporal magra. Así que, idealmente, queremos que el cuerpo “piense” que nos estamos muriendo de hambre para que descomponga los triglicéridos y queme la grasa para nuestras necesidades energéticas.

 

La Dieta de 3 Semanas es una dieta extrema para la rápida pérdida de peso que te muestra cómo se puede perder más de 20 libras de pura grasa corporal en tan sólo 3 semanas. Si quieres perder peso de tu vientre, caderas, glúteos o muslos, La Dieta de 3 Semanas es la forma más rápida de perder peso rápidamente sin píldoras de dieta o ejercicio.

Acelera tu metabolismo y descubre los secretos de los alimentos que necesitas comer para quemar la grasa rápido con esta dieta que usa una gran cantidad de celebridades y atletas profesionales.

Comienzaa a deshacerte de tus kilos hoy visitando La Dieta de 3 Semanas ahora!

 

Obtén La Dieta de 3 Semanas